Saltar al contenido

Ventajas de tener una vinoteca

Si quieres conservar tus vinos en condiciones óptimas, la mejor opción es adquirir una vinoteca o armario para vinos, pues estos te permiten crear tu propia bodega, aun cuando dispones de poco espacio y permitiéndote tener control de la temperatura, la luz y la humedad.

Razones para comprar una vinoteca

Regula la temperatura con precisión

Este es sin duda uno de los factores más importantes para la conservación de cualquier vino, siendo los 14°C la temperatura adecuada para todo el año. Una temperatura superior a esta puede provocar que se madure precozmente.

Por otra parte, una temperatura inferior causaría la aparición de depósitos tártricos en la botella, deben enfriarse lentamente y de forma progresiva, es por eso que una nevera no es precisamente la mejor opción, debido a que podría enfriar más rápido de lo recomendado.

Controla la humedad

Según los expertos, la humedad para una buena conservación debe oscilar entre el 65% y 75% de humedad. Superar este límite puede desencadenar una formación de moho en el corcho y perjudicar la integridad de las etiquetas.

En cambio, un ambiente muy seco causaría que el corcho se encoja al perder mucha humedad, dejando que el licor entre en contacto con el aire, oxidándolo y dañando su sabor.

Evitan las vibraciones

Si las botellas se exponen a muchas vibraciones, puede producirse lo que se denomina “fatiga del vino”, un estado donde no puede apreciarse bien su sabor y olor, por eso es necesario evitar vibraciones frecuentes para no alterar su estado.

Como recomendación, es preferible tenerlos ubicados lejos de otros electrodomésticos o donde picas los alimentos. Las vinotecas por su parte, están diseñadas para evitar tantas vibraciones.

Reducen el exceso de luz

Es necesario evitar la exposición a la luz por tiempos prolongados porque provoca que el licor se oxide.

En el mercado podemos encontrar armarios diseñados con puertas de cristal que filtran los rayos ultravioletas. En caso de que no las tengan, deben situarse en un lugar oscuro o con poca luz.

Aireación

Para una correcta conservación, debe existir una circulación continua y uniforme del aire en el interior de la cámara con el fin de evitar alteraciones en el sabor y el olor, además de la aparición de bolsas debido al cambio de temperatura que puede provocar la irregularidad en el aire.

En caso de que hayas abierto la botella, si la tapas de la manera correcta y la conservas en una vinoteca, puede durar hasta dos días sin perder el sabor y su característico aroma.

Mantiene las botellas en la posición adecuada

Como habíamos mencionado, el corcho no debe resecarse (porque reduciría su tamaño), por eso la botella debe dejarse en posición horizontal y con una ligera inclinación del 5% con la boca mirando hacia arriba.

Esta posición mantendrá el corcho húmedo y permitirá que los sedimentos se depositen en el fondo de la botella.

Ahora que conoces su utilidad, puede que te plantees hacerte con una para lograr que tus vinos cuenten con un buen almacenamiento sin ocupar mucho espacio, se mantengan en las mejores condiciones y conserven el sabor y olor ideal que tanto nos gusta.